REDUCCIÓN DE DAÑOS

Reducción de daños, salud y derechos humanos

seguridad_diaria_ardt_2.png

derechos humanos

El mundo cotidiano de la reducción de daños

La reducción de daños es una gama de políticas, normativas y acciones pragmáticas que reducen los riesgos para la salud proporcionando formas más seguras de productos o sustancias o fomentando comportamientos menos riesgosos. La reducción de daños no se centra exclusivamente en la erradicación de productos o comportamientos.

En el transcurso de la vida cotidiana todos usamos o hacemos cosas que podrían ser peligrosas. Se han modificado muchos productos o actividades para reducir ese riesgo. Las modificaciones pueden provenir de fabricantes, reguladores o ser lideradas por consumidores.

Considere la seguridad vial. Muchos países ahora tienen reglas sobre el uso del cinturón de seguridad. Los coches modernos están diseñados con airbags que nos protegen en caso de colisión. Muchos motociclistas usan cascos para bicicletas y motocicletas. Las carreteras tienen límites de velocidad. No prohibimos los automóviles y las bicicletas en caso de que nos causen daño a nosotros o a otros. Adoptamos estas medidas para reducir los daños, aunque se denominan «salud y seguridad» en lugar de «reducción de daños».

 

LA REDUCCIÓN DE DAÑOS

COMO JUSTICIA SOCIAL ​

La reducción de daños tiene otro aspecto importante: su papel en la defensa de la justicia social y los derechos humanos para las personas que a menudo se encuentran entre las más marginadas de la sociedad.

Los defensores de la reducción de daños argumentan que las personas no deben perder su derecho a la salud si realizan actividades potencialmente peligrosas, como el consumo de drogas o alcohol, la actividad sexual o el tabaquismo.

La dimensión más política de la reducción de daños surgió de la epidemia de VIH/SIDA de la década de 1980. Los miembros en riesgo y marginados de las comunidades de homosexuales y consumidores de drogas en los Estados Unidos y Europa actuaron en defensa de su propio derecho a la salud proporcionando condones y equipos de inyección limpios a sus comunidades.

Con el tiempo, se evidenciaron los beneficios para la salud pública de estas acciones y algunos gobiernos introdujeron oficialmente más intervenciones de este tipo. Finalmente, fueron respaldados por agencias internacionales de salud. Y funcionó: aquellos países que adoptaron la reducción de daños como una estrategia de salud importante vieron caídas significativas en las tasas de VIH entre las comunidades afectadas. Las poblaciones de alto riesgo se beneficiaron, pero también lo hizo la población en general.

Cuando se aplica a estas áreas de la actividad humana, hay varios principios clave en juego. Las recomendaciones de la reducción de daños serían:

La intersección de la reducción de daños y los derechos humanos

Si bien la reducción de daños como movimiento social es relativamente nueva, aquello por lo que las comunidades afectadas siempre han luchado —el derecho a la salud, sin que nadie se quede atrás— ha sido consagrado durante mucho tiempo en las convenciones internacionales y sigue siéndolo.

Constitución de la Organización Mundial de la Salud de 1946: "El disfrute del más alto nivel posible de salud es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, creencia política, condición económica o social".

"Toda persona tiene derecho a beneficiarse de cualquier medida que le permita disfrutar del más alto nivel posible de salud que pueda alcanzar". El artículo 11 obliga a los Estados a tomar medidas para prevenir enfermedades y fomentar la responsabilidad individual en materia de salud.

Carta Social Europea de 1965 Tweet

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966: El artículo 12 reconoce “el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental” y que los Estados Partes deben tomar medidas con respecto a “la prevención, el tratamiento y el control de enfermedades epidémicas, endémicas, ocupacionales y de otro tipo”.

Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud, 1986: Tiene como objetivo construir políticas públicas que apoyen la salud de modo que la promoción de la salud sea un tema de la agenda en todas las áreas de formulación de políticas gubernamentales y organizacionales. "Debería eliminarse cualquier obstáculo a la promoción de la salud con el fin de que las elecciones saludables sean la opción más fácil".

La reducción de daños se encuentra en la intersección entre la salud pública y los derechos humanos.

Las personas deben estar en el centro de las decisiones sobre su salud; necesitan poder elegir y ejercer control sobre su propio bienestar. Los cambios de comportamiento se originarán y se mantendrán solo si se ajustan a lo que las personas quieren y pueden hacer*.

Millones de personas fuman cigarrillos de tabaco todos los días para consumir nicotina. En la actualidad, existe una variedad de formas de consumir nicotina que son significativamente más seguras.

Las personas que fuman tabaco tienen el mismo derecho fundamental que los no fumadores a disfrutar del más alto nivel posible de salud. Por tanto, las personas que fuman tienen derecho a acceder a información y productos precisos que les ayuden a conseguirlo.

Referencia: Referencia: Global State of Tobacco Harm Reduction. (2020). “Tobacco Harm Reduction and the Right to Health”.

Londres: Knowledge•Action•Change.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Apóyanos a seguir adelante

Tu donación es importante para nosotros

Somos una organización sin animo de lucro y necesitamos de tu aporte para seguir adelante con la defensa de la reducción de daños del tabaquismo en Colombia.